Etiquetas

, , ,

Son muchas las veces que nos preguntan los pacientes por términos como degeneración hialina meniscal o rotura degenerativa de menisco. Quizá sea la proliferación tan grande de resonancias magnéticas y pruebas complementarias las que nos han llevado a confundir términos y al hacer más importante una prueba de imagen que una buena exploración clínica. Al fin y al cabo tenemos la percepción de que la máquina “ve” lo que hay por dentro. La rotura degenerativa meniscal es un término que utiliza el médico radiólogo par describir una imagen con unas características anatómicas y morfológicas determinadas que nos hacen pensar que dicha rotura viene dada o producida por un desgaste a lo largo del tiempo. Ese desgaste se produce por algo, eso está claro, pero cuáles son las razones. Quizá esa sea la clave. Lo digo porque el paciente lee dicho informe y acaba interpretándolo sin la ayuda de un profesional. Son muchas, por ejemplo, las consultas que se envían a este blog situando como centro principal una resonancia magnética, por cierto, insisto que no consultamos vía online, no es correcto, confundimos dudas con consultas clínicas que deben ser realizadas en su lugar correspondiente tal como aconsejan las guías al respecto. Yendo al grano de nuevo, os diré que aquí lo importante es saber por qué se produce dicha rotura.

image

Las causas pueden ser diversas. Mínimos traumatismos pueden deteriorar la estructura meniscal que con el tiempo va degenerando y perdiendo parte de sus propiedades como son transmisión de cargas, absorción de impactos y estabilización de la rodilla entre otras. Pero hay una causa muy frecuente e importante y que a veces se nos hace difícil de comprender: sobrecarga interna de la rodilla. Para entender esto debemos revisar una serie de conceptos anatómicos. La articulación de la rodilla se divide fundamentalmente en tres compartimentos, uno es el femoropatelar, que es el espacio entre la rótula y el fémur. Los otros dos son los compartimentos interno y externo femorotibial, evidentemente entre fémur y tibia. En ambos existe una estructura que que se interpone entre cartílago de tibia y fémur que es el menisco. Fijaros en las ilustraciones.

image

Ahora lo que debemos de saber es cuál es el eje de carga de nuestra pierna. Hay personas que tienen tendencia a tener las piernas en cruz, con las rodillas hacia dentro, muy frecuente en mujeres, son las denominadas rodillas valgas cuyo eje de carga suele coincidir en el compartimento externo de la rodilla. Otras son las que tienen las piernas arqueadas, con las rodillas hacia afuera, son las denominadas rodillas varas que suelen coincidir con un eje de carga sobre el compartimento interno, muy frecuentes en varones aunque también en mujeres mayores. Fijaros en muchos futbolistas por poner un ejemplo. Este tipo de sobrecarga interna es quizá la más frecuente. También hay muchas personas que tienen un eje de carga neutro donde se reparte el impacto de forma ordenada por los diferentes compartimentos de la rodilla. Es muy importante hacer aquí un apunte. Muchos ejes de carga que no son patológicos pueden acabar siéndolo por lesiones previas en estabilizadores de la rodilla como ligamentos o tendones.

image

A partir de ahora pensemos de forma más o menos sensata en la rueda de un coche. ¿Qué sucede si no está alineada? Pues que se gasta más en un lado que en otro deteriorándose al final en su conjunto. Nuestro caucho podría representarse por el cartílago de la rodilla que tapiza la superficie ósea, pero además tenemos unas estructuras protectoras que son los meniscos. Imaginaros ahora el trabajo y los traumatismos continuos que sufre un menisco con un eje de carga desalineado. Así, es frecuente ver a muchos pacientes de mediana edad (40-60) con dolor en la parte lateral o medial de la rodilla, sin un antecedente claro de traumatismo o golpe.
Hoy nos centramos en esos casos de sobrecarga medial, porque tras realizarse la resonancia aparecen con una rotura degenerativa meniscal e incluso extrusión (que se sale de su sitio hacia afuera) del menisco porque está ¡muy apretado! Es que es lógico ¿verdad? Además el fracaso meniscal suele acompañarse de cambios degenerativos en cartílago, es decir desgaste o lo que es lo mismo, artrosis del compartimento afectado, en este caso medial. Muchas de estas rodillas acaban fracasando ademas, en los demás compartimentos. Ojo, no siempre todo coincide de esta manera pero como base nos sirve para entender el proceso.

image

Y que soluciones tenemos. Evidentemente para buscar una solución debemos hacer un buen diagnóstico, he ahí el papel del traumatologo, una buena exploración y pruebas que sean necesarias, que a veces, con una buena radiografía simple es suficiente. Recordad la resonancia dependencia de mucha gente.

Lo del buen diagnóstico es imprescindible y lo hace el médico, no una prueba, pues podríamos caer en la tentación de intentar operar un menisco que se nos informa como roto degenerativo. Este menisco pese a todo, sufrirá lo que haga falta para intentar proteger su compartimento del desgaste. Si lo extraemos nos quedamos sin un buen aliado, aunque a veces su fracaso por rotura compleja puede hacerlo tan inestable que sea necesario actuar sobre el. Si no es inestable (recordad post ¿debo operar mi menisco?) entonces ¿para que operarlo?, ese concepto de inestabilidad lo debe valorar el médico mediante una exploración y una historia clínica correcta.

image

Osteotomia valguizante de rodilla

La base del tratamiento de estas rodillas siempre empieza por una buena preparación del sistema osteomuscular. Siguiendo con los futbolistas, fijaros que la musculatura protege su articulación de muchos impactos. Muchos deportistas de élite al dejar el deporte comienzan con síntomas debido entre otros aspectos a la falta de protección muscular. En este aspecto el trabajo del fisioterapeuta y rehabilitador es fundamental. Tenemos también métodos ortopédicos como plantillas que pueden usarse, pero con una efectividad limitada. Si el dolor y el desgaste no cede es cuando comenzamos a pensar en fármacos. Además de los típicos antiinflamatorios y analgésicos debo nombrar el tratamiento intraarticular mediante inyecciones de ácido hialuronico (viscosuplementacion) porque están dando buenos resultados. También tenemos las de factores de crecimiento derivados de las plaquetas con unas indicaciones precisas. Pero a veces es necesario el tratamiento quirúrgico. Sabéis que no es el objetivo principal de este blog el entrar en tecnicismos, pues es divulgativo intentando explicar un poquito mejor lo que sucede. Pero he de comentaros que dependiendo del grado de enfermedad existen técnicas tan diversas como la artroscopia; la osteotomia, que consiste en cambiar el eje de carga de la pierna mediante un corte en tibia o fémur según esta sea vara o valga; o la prótesis de rodilla, que puede ser unicompartimental o total. Su grado de agresividad es también muy diferente. Quizá estas sean las más frecuentes aunque hoy en día existen muchas más técnicas. La elección de una u otra dependerá de factores como el grado de lesión e incapacidad, para eso de nuevo esta el consejo del traumatologo.

La rodilla pude doler por muchas causas, pero como siempre, os insisto en que busquéis un profesional que os ayude a detectarlas, pues si desde el principio no se hacen las cosas bien, entonces probablemente no irán bien.

Anuncios